Páginas vistas en total

domingo, agosto 09, 2009

Basura (para una antología de lecturas de verano)

Indiana Jones, En busca del arca perdida, en un canal de televisión. Basura cinematográfica de gran éxito, basura barrida de algunas películas de hace tiempo y de bien conocida literatura barata, componentes que no garantizan que el resultado sea basura, pero aquí la consecuencia funcionó, como es habitual en el cine de Steven Spielberg, quien es un maestro en el tratamiento dizque artístico del lugar común.
Creo recordar que en esta cinta había soldados alemanes en Egipto en los años treinta y se rapiñaba las riquezas de más o menos fingidos pueblos primitivos y se hacía exhibición de racismo iconográfico y narrativo de primera división. Sobre esto no parece que hayan protestado demasiado los que suelen protestar por estas cosas. No sé si será sólo por el alibi que aportan el pastiche, la parodia y la chorrada metanarrativa. Tampoco han abundado los comentarios críticos acerca de que, y puesto que los norteamericanos a cuyas peritaciones y peripecias asiste el espectador boquiabierto andan preocupados por ridículas conjeturas esotéricas, cabalísticas y camelísticas, la película viene a reproducir la paradoka borgiana de “Deutsches Requiem”, sólo que antes de que la guerra concluyera y también comenzará. A saber: que la memez y la maldad nazis se habían adueñado ya de sus futuros, o ya presentes, antagonistas.:

Se cierne ahora sobre el mundo una época implacable. Nosotros la forjamos, nosotros que ya somos su víctima. ¿Qué importa que Inglaterra sea el martillo y nosotros el yunque? Lo importante es que rija la violencia, no las serviles timideces cristianas. Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

Borges hablaba de la maldad. A Jones le conviene más esa forma ulterior de la maldad que es la memez.


No hay comentarios: