Páginas vistas en total

jueves, mayo 10, 2007

Que el trabajo nos encuentre inspirados

A lo Whistler. Una experiencia que no se niega a nadie. Resolvemos una tarea en media hora al precio de haber rumiado inconscientemente el asunto durante semanas, de haberlo diferido o de haber resuelto muchos otros y heterogéneos asuntos. Y de haberlos resuelto a lo largo de los años.
A lo Poincaré, según se cuenta, complementando el arduo trabajo con el trabajo inconsciente que ha engrasado una vida de esfuerzos.
Todo ello, modestamente, si nos lo hemos currado. Si no, la lotería. Es ésta una ontología del pasado. El sujeto puede lo que acumuló y se multiplicó en su pasado. Aupado sobre los propios hombros, como un Münchhausen contorsionista.

No hay comentarios: