Páginas vistas en total

miércoles, mayo 30, 2007

Mapas rosas

Estratega de café, su diplomacia secreta de alcance sublime (esto último parecería un alejandrino, pero el punteado simétrico de sus cuatro acentos nos hace pensar en un telégrafo criptológico y periclitado) se derrama en volatiles inscripciones por las servilletas de papel.
Sus mapas crecen, pero su cartografía nos recuerda el eterno e involuntario scherzo de quien desearía (y así lo finge) estar en posesión del mayor y más pueril de los secretos.
Su imbecilidad merecería un ministerio o la más afilada de las embajadas. O el retiro del eremita consultor que, una vez más, sabe fingir que está en el secreto de las potencias y de los más grandes juegos.
Se va del bar con sus cartas quinadas y sus planes que la astucia de la razón sigue ocultando que hace ya mucho que se pusieron en marcha.

No hay comentarios: