Páginas vistas en total

viernes, mayo 11, 2007

Calandrias, ruiseñores, pájaros que de lejos parecen como pájaros

La niña ve un mirlo (vemos que ve un mirlo) y dice:
- Mira, un cuervo.
Todos los mirlos se convertirán en cuervos a fecha ya fijada. Por eso cuando vemos un mirlo sabemos que es verdad que será cuervo. Porque no ha llegado esa fecha y todavía es cuervo. Los petirrojos que, sin duda, veremos cumplido ese día corroborarán también, porque no se hicieron ni cuervos ni grajas, la verdad de nuestro aserto.
Por lo que se refiere a los mirlos de ese día, serán con toda seguridad gorriones disfrazados. Y lo excesivo de su pico fingido les delatará.

No hay comentarios: