Páginas vistas en total

domingo, junio 03, 2007

Paso canadiense

Como cruzar un puente (que decía el poeta), cruzar un paso canadiense nos hace pensar en si llevamos los zapatos sucios y en los planos tangentes a un cilindro, tan domesticados en general. Imaginemos un paso canadiense hecho de columnas salomónicas derribadas. El ganado vacuno puede evolucionar hacia variedades más equilibristas y es posible que sea necesario poner una gymkana para vacas entre término y término.
El paso canadiense nos proporciona también una petite attraction de l'abîme por la que nuestros pies y zapatos (que tal vez están sucios) se empequeñecen hasta colarse al foso, media cuarta de agua y hojas) bajo los tubos, que también tienen planos tangentes por debajo (como una tumba, aunque no esté coronada por un cilindro).

No hay comentarios: