Páginas vistas en total

lunes, julio 02, 2007

Algo habrá hecho

La insistencia en la aleatoriedad del terrorismo, en que no elige a sus víctimas individuales, supone una falsedad frecuente (pues es un hecho que hay terrorismo indiscriminado y lo es también que lo hay discriminador). Además, esa opinión acepta los mismos postulados que subyacen a la ominosa declaración del "algo habrá hecho".
En efecto, quienes sostienen que todo terrorismo es aleatorio en cuanto a la acepción de sus víctimas parecerían temer que el terrorista tuviera sus motivos para elegirlas, motivos distintos a los de la cobarde facilidad o probable impunidad. Pues el asunto es más bien que todos hemos hecho algo, pero que los valores del terrorista no son los nuestros. Esto es, al terrorista no ha de negársele el raciocinio mecánico que va de las responsabilidades de las víctimas potenciales a su acción criminal. Lo que ha de negársele con la contundencia debida es la racionalidad misma de los presupuestos de los que parte y de los contextos en que envuelve su discurso, sobre todo en su relación con los nuestros. Y no hay mucho más que decir al respecto.

1 comentario:

FPC dijo...

Salvo mi aplauso, si me dejas. Espléndido.
Saludos