Páginas vistas en total

jueves, noviembre 01, 2007

Desaprendizaje

Fama de excéntrico, sus reacciones salieran de donde fuera invitaban a diversas hipótesis o modelos sobre su lógica. Coincidían en que su conducta intencional se explicaba desde sus peculiares y subjetivas concepciones, a las que no debía de faltarles atractivo y que no tenían por qué ser menos racionales, antes bien al contrario, que las del común de las gentes.
Sin embargo, y sucedió sin escarbar demasiado, alguien pudo sabiamente concluir que le movían los mismos motores que a los demás. Quizá un departamento ocioso de su alma, y esa era su peculiaridad, organizaba los fuegos de artifico con que a algunos de los otros y a sí mismo ocultaba el irrelevante hecho de su normalidad. En el sentido estadístico.

No hay comentarios: